España: Cae a la mitad en Guipúzcoa la cifra de accidentes de tráfico con jóvenes implicados

En 2016 se registraron 1.003 heridos menores de veinticuatro años en Guipúzcoa. Un 17% de los jóvenes está a favor de reducir la tasa permitida de alcoholemia y un 57% aboga por implantar la ‘tasa cero’.

 

imagen

Detrás de cada accidente de tráfico hay una historia cruel. Sueños y vidas que se ven truncados por un despiste o por una mala decisión. El relato se vuelve aún más dramático si los tristes protagonistas son jóvenes con toda la vida aún por delante. El último ejemplo lo podemos encontrar el pasado fin de semana, cuando dos jóvenes franceses fallecieron en un accidente en la N-121-A a la altura de Behobia. O el del hondarribiarra Xabier Garmendia que perdió la vida a comienzos de semana en otro siniestro de tráfico ocurrido en el estado mexicano de Baja California.

Al igual que a ellos, la desgracia también ha cogido por sorpresa a muchos jóvenes en las carreteras. A pesar de las campañas de concienciación y las cada vez más severas multas, para los responsables de la seguridad vial las cifras de accidentes en los que los menores de 30 años se ven implicados aún son «alarmantes». No obstante, la fotografía de esta última década ha dado un giro sustancial en Guipúzcoa. Se ha registrado la mitad de siniestros con personas implicadas que tenían entre 0 y 24 años de edad. Pero los focos de la Dirección General de Tráfico (DGT) siguen puestos en reducir estos números. Para ello, en más de una ocasión ha deslizado la posibilidad de implantar la tasa cero al volante para los conductores noveles y profesionales.

1.003 jóvenes de entre 0 y 24 años se vieron implicados en accidentes en las carreteras guipuzcoanas el año pasado, según los datos aportados por la Ertzaintza. Se trata de un número notablemente más bajo si se observan las cifras de 2003, cuando 2.848 jóvenes estuvieron involucrados en algún tipo de siniestro. Desde esa fecha, el número ha ido descendiendo paulatinamente. Seguramente, espoleado por las campañas de concienciación que han puesto en marcha desde la DGT o el departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

El año 2009 se consiguió bajar de la barrera de los 2.000 implicados en accidentes de tráfico cuando en Guipúzcoa 1.922 jóvenes sufrieron algún tipo de percance con el vehículo. Eso sí, la cifra más baja se registró en 2005 cuando fueron 889 las personas entre 0 y 24 años las que tuvieron algún percance. A pesar de este pico descendente, por primera vez en catorce años, el pasado ejercicio registró un aumento en los siniestros. Frenando en seco la tendencia a la baja y alertando a las autoridades competentes.

En el conjunto de Euskadi, los últimos años también se ha conseguido ir reduciendo la tasa de siniestros de manera paulatina. De los 6.875 siniestros con jóvenes que se produjeron en 2003 se ha descendido a los 2.463 del año pasado. La misma tendencia siguen tanto en Bizkaia como en Álava. En las carreteras vizcaínas, hace catorce años, se contabilizaron 3.306 siniestros con jóvenes implicados, mientras que el año pasado la cifra cayó hasta 1.092. Más de la mitad. En Álava por su parte ha descendido de los 721 a los 368.

Esta tendencia a la baja también se refleja en la mayoría de carreteras del Estado. Los conductores jóvenes, de entre 16 y 29 años, constituyen el grupo de edad que ha experimentado una mayor reducción en el número de fallecidos por siniestralidad vial de los últimos diez años, con una tasa de descenso de un 75%, cuando la media general en España se sitúa en un 56%, según un informe publicado por la Fundación Mapfre sobre ‘Jóvenes y Seguridad Vial’.

Anuncios

Los conductores jóvenes piden más sanciones por drogas y una tasa cero de alcohol

Un estudio asegura que los conductores de entre 18 y 29 años también están a favor de endurecer las sanciones por conducir usando el móvil. Los jóvenes lideran la reducción del número de fallecidos en carretera en los últimos diez años, según el estudio.

 

imagen

La mayoría de jóvenes de 18 a 29 años ve necesario endurecer las sanciones por conducir bajo los efectos de drogas y alcohol (más del 90%) y usando el móvil (86%); tres de cada cuatro creen que hay que reducir el límite de alcoholemia permitido y más de la mitad opina que, incluso, a cero.

Así lo refleja el informe ‘Jóvenes y seguridad vial’ elaborado tras dos mil encuestas a jóvenes conductores de dichas edades, que ha presentado este jueves la Fundación Mapfre y que destaca que también están de acuerdo en que haya más castigos por no ponerse el cinturón de seguridad y sillitas infantiles (84%) y por no cumplir las señales de velocidad (81%).

El estudio subraya que los jóvenes lideran la reducción más significativa en el número de fallecidos por siniestralidad vial en los últimos diez años, al pasar de 1.500 al año a más de 400 en cada uno de los dos últimos, un 75% menos, si bien esta tendencia se ha roto en los tres últimos ejercicios y en 2016 ha repuntado un 4%.

El trabajo refleja que siete de cada diez jóvenes se considera “buen conductor” y que en su mayoría son conscientes de que entre los riesgos de accidente más frecuentes están el consumo de alcohol (lo destaca el 92%) y drogas (87%), así como superar la velocidad permitida (85%), conducir cansado (74%) y hablar por el móvil (70%).

Coinciden además en la necesidad de disponer de tecnologías innovadoras de seguridad vial como el sistema que detecta que el conductor está bajo los efectos del alcohol (92%) y cajas negras (90%), así como limitadores de velocidad que impidan exceder los máximos establecidos (74%).

El Raval vive un repunte de la heroína en los meses de verano

  • El nuevo Plan de Drogas lanza un pulso al alcohol: 65.000 ciudadanos tienen una conducta de riesgo

«El aleteo de una mariposa puede provocar un huracán en la otra punta del mundo», dice la teoría del caos. El repunte de consumo de heroína en el Raval de Barcelona este verano no empieza en las antípodas, lo hace en la otra punta de la ciudad, en el el Poblenou. Y no es un aleteo, sino el asesinato de un joven en el Port Olímpic lo que desata un vendaval. La víctima era un miembro del clan gitano de los Baltasares y los autores del homicido pertenecían a otros clanes también gitanos residentes en la Mina y en barrio de Sant Roc de Badalona: los Pelúos, Manuel, Zorros y Cascabel. Como la ley gitana dice que «un muerto se paga con otro muerto» y no hace falta que sea el autor del crimen, vale con llevar el mismo apellido, centenares de personas huyeron de los dos barrios. Muchas familias que se dedicaban al menudeo de la droga. El Ayuntamiento de Barcelona sospecha que parte del trapicheo se ha trasladado al Raval, por eso los meses de junio y julio ha habido un repunte del consumo de heroína en el centro de la ciudad. «Si lo normal era recoger entre 1.000 y 1.400 jeringuillas al mes en el Raval, en junio y julio se recogieron casi 2.000, aunque en agosto volvió a bajar», explicó ayer la teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, durante la presentación del Plan de Acción de Drogas 2017-2020, que por primera vez incluye el riesgo a las adicciones tecnológicas, como el móvil, y en el que han participado 300 profesionales.

Pese a que el menudeo en los pisos del Raval y el repunte del consumo en sus calles ha tenido un gran eco mediático, el consumo de heroína en la ciudad no crece, se mantiene estable. Mientras que en 2004 se recogían 14.000 jeringuillas en la ciudad cada mes, el año pasado se recogieron unas 2.000.

El alcoholismo sigue siendo de largo la adicción más extendida y que más daño causa. El 45 % de los cuidadanos que durante 2016 inició un tratamiento en algún centro de la red de atención a las adicciones fue por alcoholismo, 1.337 hombres y 527 mujeres. Mientras que un 17 % empezó un tratamiento por consumo de cocaína y un 16%, por heroína.

200 atendidos por chemsex

El Plan de Acción sobre Drogas que tiene más de 30 años de recorrido busca prevenir y reducir el consumo de drogas y sus repercusiones. El alcohol es la adicción que más preocupa, porque afecta a todas las edades, al 5 % de los hombres y al 4 % de las mujeres hacen un consumo de riesgo. Por eso, se han creado recursos específicos para atender a las mujeres que además tienen riesgo de sufrir violencia y abusos. El 30 % de los alumnos de 4 º de ESO y el 50 % de Bachillerato admite haber tenido relaciones sexuales bajo los efectos del alcohol y de estos, entre el 70 y 90 % no utilizó preservativo.

El «chemsex», un fenómeno casi exclusivo de la comunidad gay que va de consumir varias drogas para tener sexo durante un largo periodo de tiempo, se aborda por primera vez en el plan tras atender 200 casos en 2016.

Las sobredosis no frenan el consumo de opiáceos

Las sobredosis no frenan el consumo de opiáceos

Un estudio de la Universidad de Pittsburgh (EEUU) ha evidenciado que el consumo de opiáceos no disminuye una vez se ha superado una sobredosis, dado que los investigadores “apenas” han observado ligeros aumentos en el uso de tratamiento asistido por medicamentos para frenar la adicción.

 

imagen

Un estudio de la Universidad de Pittsburgh (EEUU) ha evidenciado que el consumo de opiáceos no disminuye una vez se ha superado una sobredosis, dado que los investigadores “apenas” han observado ligeros aumentos en el uso de tratamiento asistido por medicamentos para frenar la adicción.

En esta línea, se descubrió que cualquier prescripción de este tratamiento (un cóctel conocido como MAT que consta de buprenorfina, naltrexona -ambos sintetizados a partir de la tebaína- y metadona -opioide sintético-) disminuyó después de haber superado esta. Así, en el caso de la heroína, la prescripción pasó de un 43,2 por ciento antes de la sobredosis a un 39,7 por ciento después; mientras que en el caso de los opiáceos prescritos, como morfina, codeína o tebaína, fue de un 66,1 por ciento a un 59,6 por ciento.

En el estudio, cuyos resultados fueron publicados en la revista ‘JAMA’, se analizaron a 6.013 pacientes de 12 a 64 años de Pensilvania (EEUU) afiliados al Medicaid -un programa para el cuidado de la salud en personas de bajos ingresos- con sobredosis ocurridas desde 2008 hasta 2013 (2.068 por heroína y 3.945 por opiáceos prescritos), para comparar el consumo y la duración del uso de estas sustancias con receta y las tasas de tratamiento asistido antes y después de la sobredosis.

El porcentaje de afiliados con una duración de 90 días o más de prescripción de opiáceos disminuyó en el grupo de heroína (del 10,5 al 9%) y en el grupo de opiáceos recetados (del 32,5 al 28,3%). Por su parte, el uso del combinado de medicamentos aumentó después de la sobredosis de heroína de 29,5 a 33 por ciento y después de la de opioides prescritos de 13,5 a 15,1 por ciento.

Por todo ello, los expertos han incidido en la importancia que tiene que los pacientes reciban atención médica, pues esta “reduce el riesgo de sobredosis, incluyendo notificaciones a los médicos para aquellos tratados por sobredosis y la distribución de naloxona por parte del departamento de urgencias”.

Nuevos datos de la alteración cerebral que causa el consumo de alcohol en jóvenes

Investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental y el Hospital Universitario de Kuopio han descubierto que el consumo continuado de alcohol durante la adolescencia altera la excitabilidad cortical y la conectividad funcional del cerebro.

 

imagen

Nota: artículo original publicado en www.infosalus.com

Investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental y el Hospital Universitario de Kuopio han descubierto que el consumo continuado de alcohol durante la adolescencia altera la excitabilidad cortical y la conectividad funcional del cerebro.

Las alteraciones, según cuentan en un artículo publicado en la revista ‘Addiction Biology’ , se observaron en adolescentes física y mentalmente sanos que, aunque bebían mucho, no cumplían con los criterios diagnósticos para un trastorno por abuso de sustancias.

La investigación forma parte de un estudio de adolescentes y alcohol que analizaba los efectos del consumo abusivo en la actividad eléctrica y la excitabilidad de la corteza, realizado a partir de un seguimiento a 27 jóvenes de 13 a 18 años que habían sido bebedores intensos a lo largo de su adolescencia y otros 25 sujetos de edad, sexo y nivel educativo similar que nunca habían probado el alcohol, que fueron utilizados como grupo control.

Cuando los participantes tenían entre 23 y 28 años, la actividad cerebral de los participantes se analizó mediante estimulación magnética transcraneal y un electroencefalograma realizados de forma simultánea.

En la primera prueba, los pulsos magnéticos se dirigen a la cabeza para activar las células neuronales corticales, son seguros y no conllevan ningún dolor. Además, el método permite analizar cómo diferentes regiones de la corteza responden a la estimulación eléctrica y cuáles son las conectividades funcionales entre las diferentes regiones. E indirectamente, el método también hace posible analizar la transmisión química, es decir, la función de mediador.

Los efectos del consumo de alcohol a largo plazo no se han estudiado nunca antes entre los adolescentes de esta manera, y los resultados revelaron que la respuesta cortical a la prueba fue más fuerte entre los consumidores de alcohol.

Además, demostraban una mayor actividad eléctrica general en la corteza así como una mayor actividad asociada con el ácido gamma-aminobutírico (GABA), un sistema de neurotransmisión. También hubo diferencias entre los grupos en cómo esta actividad se extendió a las diferentes regiones del cerebro.

Estudios previos

Investigaciones previas han demostrado que, a largo plazo, el consumo de alcohol altera la función del sistema de neurotransmisión GABA, encargado de inhibir el cerebro y la función del sistema nervioso central y conocido por desempeñar un papel clave en la ansiedad, la depresión y otros trastornos neurológicos.

En concreto, el estudio encontró que el consumo del alcohol causó alteraciones significativas en la neurotransmisión eléctrica y química entre los participantes del estudio, aunque ninguno de ellos cumplió los criterios diagnósticos de un trastorno por abuso de sustancias.

Por otra parte, en un estudio anterior realizado en la Universidad de Finlandia Oriental se observó un adelgazamiento cortical en aquellos jóvenes que habían sido bebedores durante toda su adolescencia, lo que podría deberse a que el cerebro está todavía está en desarrollo.

El consumo de alcohol, internet, las redes y los horarios, principales preocupaciones de los padres, según un estudio

El consumo de alcohol en menores de edad, el uso de internet en general y de las redes sociales en particular y los horarios de salidas, son las principales preocupaciones de los padres y madres en España según un estudio realizado por Gad3 para The Family Watch a partir de 600 encuestas tel

imagen

El consumo de alcohol en menores de edad, el uso de internet en general y de las redes sociales en particular y los horarios de salidas, son las principales preocupaciones de los padres y madres en España según un estudio realizado por Gad3 para The Family Watch a partir de 600 encuestas telefónicas.

Se trata del Barómetro de la Familia que la organización elabora por sexto año consecutivo y que ha sido difundido este lunes en una rueda de prensa por la portavoz de The Family Watch, María José Olesti; el presidente de Gad3, Narciso Michavila; la jurista de la organización Sonsoles Vidal y el secretario del Patronato de la Fundación Madrid Vivo, que patrocina el estudio, Carlos de la Mata.

¿QUE HAY DETRAS DEL RUBIFEN O CONCERTA?

El rubifen , o concerta, nombres con los que se comercializa en España el metilfedinato, esta clasificado por la administración para el control de estupefacientes de EE.UU. como un narcótico de clase II: la misma clasificación que la cocaína, la morfina y las anfetaminas. Los adolescentes la usan por su efecto estimulante.

Aunque el rubifen(concerta) se usa como droga recetada, pueden tener graves efectos secundarios incluyendo nerviosismo, insomnio, anorexia(desordenes alimenticios). cambios en el pulso, problemas de corazón y perdida de peso. Los fabricantes dicen que la droga causa dependencia.

En junio de 2005, la administración de alimentos y drogas de EEUU.publico una serie de consejos de salud publica que advertían que tanto el metilfedinato (distribuida en España como rubifen ) y concerta(ritalin en EE.UU.) como sus drogas hermanas pueden causar alucinaciones visuales, pensamientos suicidas, comportamiento psicótico, así como comportamiento agresivo o violento.

Un escritor lo dijo de esta manera: “A los padres nunca se les dice: ‘A, por cierto, de vez en cuando un chico muere por tomas sus medicinas recetadas’, o por cierto , los niños que toman medicinas recetadas tienen el doble de probabilidades de engancharse a las drogas, o por cierto, un tercio de los chicos que toman estas medicinas desarrollan síntomas de comportamiento obsesivo y compulsivo en el primer año.

¿DONDE SE ENCUENTRA?

Desafortunadamente , el rubifen y el tipo de drogas prescritas para “tratar”  la hiperactividad pueden ser encontrados casi en cualquier parte. Si estas en el colegio o la universidad, probablemente tienes un gran abastecimiento a mano , con traficantes ansiosos de sacar un beneficio de ti.

En algunos colegios , hasta el 20% de los estudiantes toman drogas regularmente. La administración para el control de estupefacientes de EE.UU.  encontró que muchos colegios tenían mas de esta droga que las propias farmacias del vecindario.

EL COMIENZO DEL ENGANCHE AL CONCERTA

Parece tan simple al principio. Un estudiante se queda un poco atrasado en sus estudios. Un examen se presenta y necesita prepararse. Tendrá que estar levantado hasta tarde si quiere pasar el examen. El café le pone nervioso, pero muchos de sus amigos usan estas píldoras para obtenerla energía extra que necesitan.¿Por que no?. Unos cuantos euros ; una pastilla, una noche entera de estudio; un sentimiento de “concentración”.

Eso quizás sea donde empieza , pero muy a menudo no es donde acaba. Algunos estudiantes muelen el ritalin y lo esnifan como la cocaína para tener una absorción mas rápida. “Te mantiene despierto durante horas “, dijo uno de ellos.

Y así es como la cocaína o cualquier otro estimulante, ese agradable “subidón” es inevitablemente seguido de un “bajón”, un sentimiento de fatiga, depresión y un estado de alerta disminuido. Un estudiante que toma aderal , otro estimulante que se consume ampliamente en los campus universitarios, relato queen un estado de “casi claridad” se volvió un estado “pasado y estrellado” al día siguiente. Como consumidor dijo: Normalmente después de me da un bajón de tipo coma”. Y por supuesto el consumidor sabe que tomar otra de esas píldoras acabaría con ese estado de bajón , por lo que vuelve a consumir , y así va.

Ahi tenemos a un chico enganchado por completo a estos fármacos, haciéndole muy difícil dejarlo y aumentando así su tolerancia y dependencia a estas sustancias.